THE MARS VOLTA: THE BEDLAM IN GOLIATH

31 01 2008

La génesis del nuevo álbum de The Mars Volta, The Bedlam in Goliat, es uno de los episodios más extraños de la historia de la música moderna, un cuento de víctimas de asesinato enterradas desde hace mucho tiempo y de su influjo desde el otro mundo; de la lucha llevada casi hasta el colapso, de la dura y larga batalla de la banda para sacar adelante “el disco que no quería nacer” y traerlo a este mundo. Y juro que llegaremos a ese punto en un segundo.

Omar se encontraba en una tienda de antigüedades en Jerusalén, cuando se topó con una Tabla Reveladora. Le pareció el regalo ideal para Cedric, este arcaico “tablero que habla” tipo Ouija. Así fue, allí, en ese momento, en una ciudad que rezuma fervor religioso, en una tienda en la que bien podría haber encontrado otros artículos no menos misteriosos y atractivos, como manos de mono, o, por qué no, un Mogwai, donde Omar cambió el destino de The Mars Volta para siempre.

Si en ese momento hubiera sabido que la historia del tablero iba mucho más allá de lo que nadie podría imaginar, que sus fibras internas fueron empapadas con un algo terrible, que la muerte múltiple y el deseo de un Goliat policéfalo estaban acechando tras sus puertas… Bueno, seguramente la habría dejado donde la encontró, en las estanterías polvorientas de la pintoresca tienda. La otra cara de la moneda: la maldición y el mal rollo no se habrían extendido. No se habría desatado la locura consecuente. Se habría evaporado esa extraña conexión triangular de amor/lujuria/asesinato que amenazaba con derramarse, en tiempo presente, cada vez que la banda dejaba sus dedos a la deriva moviéndose por el tablero.

La desventaja es que sin la oui-ja The Bedlam in Goliath nunca hubiera existido. Y da la casualidad de que esta malsana inspiración espiritual, esta especie de “musa negra” ha llevado a The Mars Volta a rozar la cumbre de su estelar carrera.

Si Omar no se hubiera dejado llevar por la curiosidad y no le hubiera regalado la Ouija a Cedric, la banda habría sido más feliz y su cordura no se habría visto afectada.

Pero ni tú y yo, Afortunado Oyente, podríamos haber disfrutado de un album tan acojonante como este.

Pero vayamos por partes.

Volvamos a la última gira. Los Volta y los Red Hot Chili Peppers amenizaban la velada a estadios repletos de fans, y acto seguido se retiraban a sus autobuses. Pero en lugar de adoptar el rol habitual de las estrellas del rock (ya sabéis de lo que hablo) se sentaban alrededor de la tabla de Cedric, a la que se referían como La Tabla Reveladora. Y estaban encantados con su nueva adicción post-concierto.

Entonces la ouija les daba nombres: Goliath, Mr. Mugs (El Señor Tazas), Patience Worth (El Valor de La Paciencia), Tourniquet Man (El Hombre Torniquete).

Y una terrible historia comienza a dibujarse sobre el tablero maldito: un hombre, una mujer y la madre de ésta. Lujuria. Seducción. Infidelidad. Y dolor. Y asesinato. Entrañas, y ausencia, y maldiciones, y olvido. El típico rollo macabro que esperas de una ouija.

Y las cosas comenzaron a ponerse feas.

La Ouija les empieza exigirles cosas. La conexión establecida funciona en ambos sentidos y las voces invisibles comienzan a hablar de sus apetitos.

Les amenazan, les tientan de forma seductora. Las voces se unen para formar a Goliath, un prodigio metafísico, un santo que nunca llegó a serlo cuyo hambre por regresar a este mundo crece con ansia en cada sesión.

Hay maneras apropiadas de poner fin a estas historias, pero The Mars Volta fueron demasiado lejos…. Y continuaron estableciendo contactos— llegan incluso a incluir frases del tablero en las letras de sus canciones— pero no se doblegan a sus peticiones. Entonces el hambriento Goliath extiende sus tentáculos…

Problemas inexplicables con los equipos de sonido son constantes durante toda la gira.

El conflicto personal con su antigua batería va en aumento hasta que se produce la ruptura definitiva.

El ritual conduce a la lesión de Cedric , que queda postrado por un imprevisto y severo traumatismo en el pie.

Su ingeniero de sonido, se vuelve loco. Los temas que dejó grabados son inservibles.

El estudio de grabación de Omar se inunda, y a punto está de precipitarse en el mismo abismo que el ingeniero.

El álbum se retrasa indefinidamente y nadie es capaz de conciliar el sueño. Las frases y palabras sin sentido previas del tablero empiezan a materializarse en parcelas de la realidad, como documentales sobre el suicidio colectivo.

La Ouija sigue con la misma historia pero los detalles son cada vez más brutales e impactantes.

Un día la cubierta del tablero se despega, mostrando un mensaje escrito en un lenguaje pre- Arameo, con caracteres cónicos.

Muy mal rollo…

Y lo peor de todo es que la tabla ha pasado de las súplicas a las exigencias.

Y a las amenazas.

Así que enterraron la maldita tabla.

Hay muchas maneras de cerrar una conexión espiritual. Vestir de blanco durante un año entero. Rodearse de sal. Cerrar la tabla y pedirle a alguien que la abra para transferir su propiedad. Romper la tabla en siete pedazos y rociarla con agua bendita.

O enterrarla.

Omar envolvió la tabla en un paño y le buscó un sitio apropiado bajo tierra.

Cedric le pidió que nunca le revelara donde se hallaba su ubicación.

Entonces su álbum adquirió un propósito nuevo y mucho más urgente.

The Bedlam in Goliath tiene como misión consagrar el suelo donde descansa la Tabla Reveladora. Es la metáfora contra la metafísica. Su historia nos será revelada, estimado lector, ti y a mi, y nosotros seremos quienes reabriremos la Ouija. Los que asumiremos su propiedad.

Quizás si Goliath se comparte entre todos, su hambre quedará mermada. O quizás, según reza la amenaza, será nuestra perdición.

Hasta aquí llega La Historia, pero esto no es todo. Porque se trata de llegar a las mentes y a los corazones de incontables oyentes. Mi esperanza es que el álbum consiga exactamente lo que The Mars Volta pretenden con él, que les libere de la pesada e invisible carga que se cierne sobre ellos.

Cuando me enviaron el disco y me pidieron que escribiera este texto me puse nervioso. ¿Y si la música tenía un maleficio, un tipo de audio a lo Macbet?

Pero tras cientos de escuchas puedo decirte, en confianza, que me arriesgaría a sufrir consecuencias espirituales por The Bedlam in Goliath.

De la impactante apertura de Aberinkula, a la gigantesca ráfaga de Goliath, al frenesí de Conjugal Burns, The Bedlam in Goliath es el sonido de una banda transformada. Los Volta no han sido nunca contenidos, pero, al calor de esta locura, en respuesta a esta entropía invisible, se vuelven fieras arrinconadas mostrando sus fauces. Han creado un monstruo musical verdaderamente implacable.

La formación (Omar Rodríguez-López a la guitarra y producción, Cedric Bixler-Zavala voz y letras, Isaiah Ikey Owens al teclado, Juan Alderete de la Peña al bajo, Adrián Terrazas-González en los vientos, Marcel Rodríguez-López en la percusión, Paul Hinojos a la guitarra y mesa de mezclas, Thomas “me- cago- en- la- puta- este- tío- nuevo- es- la- ostia” Pridgen a la batería, y el asiduo colaborador de sus discos, John Frusciante, de Red Hot Chili Peppers, llevando la batuta de legión guitarrera) regresa con un disco que contiene las claves de su aclamada obra previa, combinándola con un inflexible deseo de arrancar nuevos territorios al paisaje de la música.

Wax Simulacra lleva consigo la energía de This Apparatus Must Be Unearthed (de De-Loused) y eleva el tono con unas voces de loops frenéticos y una mezcolanza que arremolina los vientos y la percusión. En los nuevos temas, hay momentos, como en Goliath, en Cavelettas, y en Ouroboros, que garantizan la escalada al paroxismo del oyente, si la cabeza no te estalla en el intento, como en Scanners (la peli de David Cronenberg). También hay temas más tranquilos, como Ilyena o Tourniquet Man, que consiguen encapsular el extraño lamento de la otra cara de los Volta, la de la combustión lenta, que añade una sensación amenazante y misteriosa. Todo el equipo de los Volta se ha llevado al límite para superarse. Y que respiren tranquilos los que puedan estar por la llegada del nuevo batería, que estén tranquilos. The Bedlam in Goliath revela al señor Pridgen, como un mostrenco con sangre de guepardo capaz de pulverizar con sus embestidas los huesos de un mastodonte. Y sin pestañear. Con lo que queda probada su maestría a la hora de combinar los aspectos más elaborados con los más explosivos.

Es reseñable como los Volta han sido capaces de insuflar vida a lo que a todas luces parecía un disco que no quería ver la luz. El audio que el primer ingeniero de sonido (al que me he referido anteriormente, actualmente en tratamiento, y que se encuentra mucho mejor, por cierto …) había registrado era casi un gruñido irreparable. En su ausencia fue un infierno para el grupo intentar reconstruir contra reloj, recordaban haber creado en el estudio. Robert Carranza se hizo cargo del tema, metiéndose de lleno en el proyecto de la sonorización, además de ocuparse en concreto del sonido de la batería. Llamaron también a Lars Stalfors e Isaiah Abolin quienes, junto con Omar, se enclaustraron en sesiones interminables para reconstruir cada tema. Shawn Michael Sullivan y Claudius Mittendorfer dieron lo mejor de si mismos en su trabajo de edición para que la banda no tuviera que empezar de nuevo, otra vez. Rich Costey el responsable de las mezclas de Volta, quien nunca les ha fallado, intentó mantenerse positivo y ayudó a Omar a combatir lo que él llamaba “el enredo cuántico” de Goliath (del que Rich se percató cuando las pistas de la batería desaparecían de forma aleatoria…).

Es evidente la magnitud del lío, cuando hasta el mismo Omar, siempre al frente de estas batallas, casi tira la toalla. El mismo Omar Rodríguez-López que se trasladó a Ámsterdam para darle los últimos retoques a los cuatro discos que tenía en mente mientras trabajaba en Amputechture y en la banda sonora de la película de Jorge Hernández, El Búfalo de la Noche. La misma persona que, probablemente, esté trabajando ahora en un DVD, su propia película, y en diez discos nuevos. Pero en ciertos momentos, durante el trabajo de Bedlam, su tremenda fuerza creativa estuvo a punto de esfumarse. Y estaba seguro de que Goliath era el responsable del caos. Tras la inundación de su estudio, Omar llegó incluso a prohibir la sola mención de la tabla de Ouija por miedo a que el simple reconocimiento de su existencia pudiera traer mal fario. A pesar de esto siguió su persecución. Se despertaba, de madrugada, inspirado por las musas, para descubrir que el apagón eléctrico sólo afectaba a su apartamento, o que las canciones que había compuesto a media noche se habían evaporado. La producción resultó ser una pesadilla del calibre del castigo de Sísifo, y Omar se obsesionó tanto que incluso llegó a desplazarse al sitio donde enterró la ouija para comprobar que esta no había sido “exhumada” y por ende “reactivada”.

Conocer los inmensos desafíos a los que ha hecho frente en la creación de The Bedlam in Goliath aumenta mi admiración por la labor de producción de Omar. Con este disco ha sentado cátedra para aquellos que pretenden combinar lo complejo y lo primario, dando en el clavo. Es un álbum que exhibe un altísimo nivel de control de la experimentación en todos los aspectos, con intrincada partes de batería que te llegan hasta las entrañas, un sonido de los vientos que asemeja un trémulo reflejo, guitarras abrasadoras, y muchos otros detalles en los que se aprecia que la mente musical que los ha parido (los bajos difusos al final de Ilyena, las grabaciones reales de Jerusalén, o el sonido de un gato en Askepios). Por hacer una comparación con el cine sería como si Stanley Kubrick o David Fincher trabajaran en equipo con Luís Buñuel o Alejandro Jodorowsky.

Una analogía que es perfecta para definir el disco. Los Volta reconocen la inmensa influencia del surrealismo y del cine en su obra. Con respecto a Jodorowsky, The Bedlam in Goliath consigue evocar la languidez de la locura de Fando y Lis, la infidelidad, el asesinato y el culto de Santa Sangre, el amplio espectro de la imaginería religiosa de Montaña Sagrada, el verdadero miedo visceral de El Topo. Todo ello unido a la esquizoide confusión de identidad de la película más extraña de Lynch, el sentido de la obsesión de Werner Herzog, una buena dosis de Jonestown: La Vida y La Muerte del Templo de La Gente, y una pizca de El Exorcista además de !No Mires Ahora! …. Ya me entiendes.

En cuanto l aspecto vocal, The Bedlam In Goliath es un trabajo sin precedentes. Puedes disfrutar de la voz de Cedric como nunca— su sonido es increíble, sus registros más amplios que nunca, su energía y emoción innegable.

O puedes empezar a traducir. Cedric Bixler-Zavala, como sus inconformistas colegas musicales Bjork y Ghostface Killah, usa en principio palabras en Ingles, pero tiene su propio lenguaje lírico. Si examinas el significado de su imaginería, su obsesión por lo grotesco y lo profundamente sagrado, empiezas a entender que ha creado un complejo tapiz asociado construido con la precisión de una tela de araña. Y en el que quedas atrapado antes de que te des cuenta.

Cuanto más te metes en la historia que ha desarrollado (una narrativa intrincada y meta ficticia, reminiscencia de House Of Leaves de Danielewski, que implica tanto las trasgresiones del pasado como el deseo del parasitario Goliath de tentar al usuario de la Ouija para utilizarlo), más fácil te resulta encontrar una conexión entre ciertos efectos vocales y los mensajes del tablero. Y te preguntas, con cierto nivel de “yuyu”, si centrarte demasiado en esta historia podría ser una invitación para que Goliath entre en tu vida. Pronto te asaltarán las sombras, comprarás sal y ropa blanca, te rodearás de gráficos místicos, contarás palabras y letras, y buscarás códigos, creando tu propio esquema de esotérico, y sentirás las advertencias de los fantasmas en tus propios huesos. Comenzarás a confiar en que todos lo elementos positivos que Cedric ha camuflado en las canciones (una miríada de referencias religiosas que incluyen retazos oraciones provenientes de la Santería, fábulas clásicas, el nombre oculto de una actriz real que tiene en alta estima, una subyacente admiración por la creación/menstruación, vagas insinuaciones de redención) te ayuden a negar la oscuridad que infecta el álbum.

Y te asaltarán preguntas inevitables: ¿Qué hay de cierto en el triángulo mágico? ¿Quién tenía realmente el control y quienes fueron las víctimas? ¿Había alguien inocente en este tinglado? ¿Cómo murieron y qué pasó con los cuerpos? ¿Cómo llegaron a reposar en La Tabla Reveladora? ¿Qué harían si regresaran a este mundo?

Esas respuestas (y otras muchas) están ahí, fundidas a todos los niveles en canciones de semejante complejidad y gravedad. La épica sonora de los Volta se tornará cada vez más inquietante y convincente cuanta más atención prestes a The Bedlam in Goliat.

Este álbum es el sonido de una banda que toca para salvar la vida. Y es un disco con un poder tan inmenso y extraño que acabará para siempre con el Goliath que tantos malos tragos les ha hecho pasar.

Palabra.

— Jeremy Robert Johnson, 27 de Octubre de 2007, Portland, Oregon

Anuncios

Acciones

Information

26 responses

31 01 2008
BIKTOR

Os guste o no esta banda,la historia de cómo ha sido compuesto,publicado y editado este álbum no tiene desperdicio.

Paciencia con la lectura,y disfrute en su trayecto.

6 02 2008
Pery

ciertamente… da un poco de miedo… pero aun así supongo que los que escuchamos el disco no tenemos na qe ver jejejeje… no creo mucho en esas cosas pero prefiero mantenerme al margen 🙂

24 02 2008
sofia

Poooooor Dios…que pedazo de disco…

8 03 2008
kar

The mars volta es la mejor banda k hay en estoy tiempos, aun con la juventud perdida en la musica ordinaria

24 03 2008
Luis Roberto Vela

pues yo si creo en estas cosas y si es para acabar con goliath este disco pues creo que va en buen camino ya que es un disco muy fuerte y mustra lo que tiene the mars volta que es la banda mas poderosa que hay. a toda madre que sigan asi y a ver que pueden dar para el proximo disco

27 03 2008
CULA!!!

este disco es lo mejor de años!!!!… es lo mas cercano…y muy de cerca creo yo… al de-loused in the comatorium… es un disco solido… y sin demoras… tiene todo lo que se puede esperar de una historia tan turbia como la que se cuenta… aunque yo sinceramente no les creo mucho… pero su disco es lo mejor…

aguante mars volta!!!…

1 04 2008
fabiola

vengan a chile!!
chikos me gustaria estar en unos de sus concierto

vengan!!

20 04 2008
oscar

ps solo puedo dcir k the mars volta es una banda
mui centrada en su trabajo
y con mui buena musica i letras
apart todo su trabajo tiene un significado
e historia k lo acen + interesant
en resumen son una banda k reskata
la buena musica
en estos tiempos k
ia a nadie le import
la musica si no vender discos

27 06 2011
Cristopher De La Torre

Por favor aprendamos a escribir correctamente

21 04 2008
rouch

Misterio, ouija,mística,paranaoia, psocodelia, melodias paralelas que suenan como un todo ,musica transcendental , esto es una revolución musical en toda regla en los tiempos que estamos…. ¿con muxisimo respecto,no parece un simil de esto hace 40 años con los led zepellin? cuando pasen unos años a estos se les considerarán de los más grandes!!!

2 06 2008
bas

mars volta son lo mejor,
sus ritmos musicales son excelentes,
la letra es un idioma unico y con letras confusas y a la ves simples,
solo piden ser escuchados,
unicos, estoy esperando una visita a Chile,
pero en el nacional!!!!!!!!

26 07 2008
oscarovlta

pss si la neta la mejor banda en estos momentos
desde que sacaron el de-loused me volvi fan de ellos
y lo que mas me agrada es que jamas se han vendido a la musica comercial
son unos chingones
ojala que sigan por muchiisimo tiempo
mas
the mars volta rocksssssss!

10 08 2008
gmpiero

Los puntos se Vuelven a encontrar…. eso es The Mars Volta, que vida+… q muerte”

30 09 2008
PROYECTO LÍQUIDO | H2blOg | Descarga esta Historia #7: “La Liga de los Ceros” por Jeremy Robert Johnson

[…] generó el ambiente ideal previo a la lectura de Jeremy Robert Johnson, autor que escribió la extraña historia del proceso de grabación de dicho álbum (donde los músicos de The Mars Volta tratan de deshacerse de una Tabla Ouija), y autor de La Liga […]

2 12 2008
Rodrigo

la musica de mars volta es de puta madre. Pero las letras no se entienden un carajo.
No se hasta que punto sera verdad todo esto.

14 12 2008
daniel

diabloz

the bedlam in goliath es lo mejor en siglo0s

q vengan otra vez a mexico0

q capen

bastardo0s

jaja

the mars volta lo mejor!!!!!!!!!!!!!!!!

19 12 2008
Siralex

Hay que escucharlo en una habitación cerrada sin luces, unicamente el sonido y veras como comienzan a dibujarse en la mente infinidad de imagenes!

21 12 2008
jipojij

terribles estos chabones, ya me fasinaban por su facinacion con castaneda porque yo tambien experimente en esos temas o las tematicasde sus cds como de loused…..pero esto la verdad no lo sabia, de las mejores bandas de la historia

16 03 2009
THE MARS VOLTA - The Bedlam In Goliath « My Favourite Pesebres

[…] inspiración para este disco parece provenir de una historia muy oscura relacionada con los devaneos del guitarrista Omar Rodríguez-López con una ouija que […]

23 04 2009
kike

hola soy kike de mexico y la neta esta banda esta de poca madre, ultimamente me he puesto a escuchar un poco de asilos magdalena y creo que ellos pueden componer musica sin la necesidad de usar una ouija, pero bueno eso le da un toque uno al disco the betlam in golliat…. saludos para la banda skate y a la fes acatlan…

6 08 2009
Falo/Chile

DISCAZO!
ademas del conmovedora/perturbante del que acabo de enterarme gracias a ti, dios que sonido mas potente, estos locos la llevan en grande.

8 02 2010
alturil

Es un disco realmente increible. muchisima fuerza. Sinceramente no me conformo con la musica popular, en lo mas minimo y esta banda logro llenarme por completo, chau a los compaces ordinarios. Aguante Omar carajo!!!.

Rodrigo.

1 04 2010
Mashakass

Si la verdad estoy de acuerdo con todo. Yo escuche el disco primero y despues (hace 1 min.) lei la historia, y si, me dio miedo.
Yo “trippie” las canciones Aberinkula, Metatron, Wax Simulacra, Ilyena y demas y si, pense que Goliath saldria de entre las sombras gritando lleno de sangre!!

me exalte.

Muy buen disco.
Saludos!

2 04 2010
keps

excelente musicoo OMAR RODRIGUEZ LÓPEZ!!

de los mejores de estos tiempos

k sigan durant muchos años

saludos

14 12 2010
0llidutza m0atillatta

La guitarra, distorciones y sonidos de Omar Rodriguez-Lopez y la cosmica melismatica voz de Cedric Blixer Zavala hacen de este disco y de los demas obras de arte!!! mis respetos eternos para esta banda… ahora una de mis predilectas

27 11 2011
PROYECTO LÍQUIDO | H2blOg | [Descarga] “Esta vez no seré ignorado”

[…] una antología de Proyecto Líquido. En 2008 trabajó con la agrupación The Mars Volta para contar la historia detrás de su álbum ganador del premio Grammy. En 2010 habló sobre lo extraño y las metáforas como herramientas de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: