Entrevista a Colin Firth

15 06 2010

Cuéntanos brevemente la historia de Dorian Gray.

“Desde mi punto de vista, hay tres personajes principales en la historia: Basil, Dorian y Henry y hay un triángulo de relaciones entre los tres. Tanto Henry como Basil están encaprichados con Dorian, cada uno a su modo. Supongo que el cuadro también es un personaje hasta cierto punto y es la parte de Dorian que se oculta del mundo, mientras Dorian se vuelve más fascinante para el mundo, ya sea porque repele a la gente o porque la atrae. Henry quiere meterse con la belleza de Dorian, estropearla. Yo creo que lo hace inicialmente para incitar a Basil, para provocarlo, pero, a medida que pasa el tiempo, por todo tipo de motivos enrevesados, quiere estropearla, quiere ver esa fenomenal belleza de algún modo empañada”.

Define a tu personaje, Henry Wotton.

“Henry Wotton es un mirón, no está preparado para ensuciarse las manos. No quiere perder a su familia, no quiere pagar él mismo el precio, así que Dorian es una especie de representante para todo. O Henry no tiene el valor, o no es lo suficientemente oscuro. Creo que para Henry es todo un juego. En el libro, Henry en realidad no cambia, es el único personaje que no pasa por uno de esos viajes de autodescubrimiento, lo que nos gusta llamar el arco. Creo que hemos cambiado eso un poco en esta historia al darle una hija, las circunstancias cambian y, por eso, su personaje tiene que cambiar. El hecho de que tenga una hija lo vuelve vulnerable, ya no puede ser tan frívolo, porque de repente hay algo que le importa mucho; dota a Dorian de una especie de poder distinto y dota a Henry de un tipo de apremio distinto, ya no es un mirón, porque está implicado”.

¿Qué te atrajo más del papel de Henry Wotton?

“Me atraen los personajes que son difíciles de definir. He interpretado a multitud de personajes que se pueden definir por lo ingleses que son, pero me refiero a que lo que realmente motiva a este hombre (Henry) es muy, muy difícil de precisar. Es un gran misterio. Podrías preguntar una y otra vez por qué se comporta como lo hace, por su continua fascinación con Dorian, que le ofrece la posibilidad de jugar ese juego cruel; ¿hay ahí algún tipo de amor paterno? ¿Algún tipo de amor sexual? Creo que en realidad están presentes todos esos elementos. Destruye por completo a Dorian, es Henry quien inicia el proceso de autodestrucción por poderes de Dorian. Creo que hay una especie de autodesprecio que proyecta”.

¿Qué fue lo más difícil a la hora de interpretar a tu personaje?

“En esta película evidentemente tengo que interpretar a Henry de mayor. Uno utiliza su imaginación cuando interpreta a alguien mayor. Ya he tenido que interpretar antes a alguien de edad distinta a la mía. Creo que depende de cómo veas el mundo. Si el guión está bien escrito y las cosas que suceden a tu alrededor están todas en su sitio, entonces creo que todo sucede de manera natural. En cuanto estoy maquillado para tener determinado aspecto tiene cierto impacto en lo viejo que me siento. En cuanto Ben Barnes me ve con la peluca calva, quiere ayudarme a sentarme y me da mis medicinas ¡y me ayuda a cambiarme la bolsa de la colostomía! ¡No puede evitar tratarme con condescendencia cuando soy viejo!”

¿Te costó interpretar a Henry Wotton en su versión anciana?

“Interpretar a alguien mayor tiene que ver con cómo perciben tus ojos el mundo, no es cuestión de cuántas arrugas tienes. No te muestras despierto, no sientes que conoces cosas nuevas cada vez que miras. Creo que Ben también sigue esa regla hasta cierto punto. El joven Dorian es alguien que siempre está algo sorprendido, algo incómodo y siente que el mundo siempre le está tendiendo una emboscada; pero es muy difícil sentir afecto por el viejo Dorian. Olly (Parker) siempre decía muy sabiamente que Henry se veía de cierta manera que decía ‘no soy viejo’, pero hay un enorme cambio en la distribución de poder cuando Dorian vuelve de sus viajes”.

¿Cómo te involucraste en el proyecto de El Retrato de Dorian Gray?

“A medida que envejezco, me siento menos inclinado a hacer cosas que no disfrute, es así de simple. No me importa qué obra maestra pueda salir de ello, si no me divierto, no merece la pena, pero Ben Barnes y yo nos lo pasamos muy bien durante el rodaje. Uno de los grandes atractivos para mí era que Ben participaba. Nos ayuda y ayuda a trabajar. Hay cierta picardía entre Dorian y Henry y allí se puede entrever un poco de nuestra propia relación”.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con el director Oliver Parker?

“Olly Parker ha demostrado, como buena parte de los mejores cineastas, que reunir a una especie de ‘familia de cine’ es beneficioso: tu director de fotografía de confianza, el equipo de actores que conoces, no sólo porque es como te sientes cómodo, sino porque también supone que has desarrollado un cierto entendimiento. Hay muchísimo terreno que cubrir muy rápido al trabajar juntos, a fin de alcanzar toda la intimidad, la confianza y la seguridad necesarias. Creo que, al dirigirnos un actor, como Olly, nos ayuda mucho por motivos evidentes. Nos entendemos. Olly era un buen actor y conoce los trucos que utilizan los actores; sabe cómo te gusta esconderte, tiene el lenguaje para ello”.

::Mentes Inquietas::


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: