Senderos de Traición

16 11 2011

Más de 20 años desde la publicación de uno de los álbumes más importantes de la historia de la música española.

Publicado en 1990 por la discográfica EMI y producido por el ex Roxy Music, Phil Manzanera, pronto se convirtió en un auténtico éxito y consagró a Héroes del Silencio en lo más alto de la música, tanto en Europa como en América. Las épicas letras de Bunbury y la gran música compuesta por Juan Valdivia, acompañados por Joaquín Cardiel al bajo y Pedro Andreu a la batería, atrapan y envuelven de forma excepcional.

Con Senderos de Traición el grupo abandona el sonido Post-Punk de los inicios de la banda y de su primer disco “El Mar no Cesa” (1988), dirigiéndose así hacia un sonido oscuro pero mucho más rockero que el anterior. Dejando en evidencia una mayor madurez musical.

Con un inicio demoledor, donde tras unos segundos de silencio, se escuchan y aprecian los poderosos y desgarradores acordes del comienzo de “Entre Dos Tierras”, con tal contundencia que desde ese preciso momento hace que seas consciente de que este no es un álbum más. Con una voz cuyas peculiaridades resultan únicas y cuyo dominio de ella Enrique hace ya patente, y una letra que habla en segunda persona, transcurren los más de seis minutos de duración guiados por la incontestable guitarra de Juan Valdivia.

El álbum continúa con “Maldito Duende”, otro de los temas que se convertiría en uno de los más representativos de la banda. Con una desgarradora letra envolvente del cual no te deja escapar, pese a que a veces pueda parecer, y solo parecer, carecer de sentido.

Con la tercera pista, “La Carta”, seguimos en la misma línea, en la que Bunbury se sigue luciéndose, tanto en letra como en voz, la cual domina con asombrosa sencillez.

El álbum continúa con “Malas Intenciones” (que trata de un despecho amoroso) y “Sal” (esta última es una pista de 12 segundos aproximadamente). Así­ se llega a “Senda”, otra ambigua letra que da paso a “Hechizo”, un poderoso tema en el cual se puede apreciar la idea de expandir la mente y viajar sin realmente moverse y cuyo final resulta apabullante con la cuenta atrás que contiene.

La pista ocho la conforma “Oración”, tema que también se convertirá en un clásico de la banda zaragozana, con un solo de guitarra inolvidable, acompañado por una letra que reivindica la capacidad de decisión y pensamiento por si mismo del ser humano (sin que resulte descabellado intuir la influencia del pensamiento Nietzsche y la idea de que “Dios ha muerto” y ya no es necesario).

Con “Despertar”, canción llena de metáforas, la banda regresa a la temática de su álbum de debut, el mar. Así­ llegamos hasta “Decadencia”, una vez más se deja ver el poderío de Juan Valdivia a la guitarra y el control asombroso de Enrique Bunbury a la voz, en una letra cuya temática queda en evidencia en el título de dicha canción.

“Con Nombre de Guerra”, una canción mucho más lenta que el resto, con una letra dedicada a una prostituta, hace así llegar hasta la última pista del álbum: “El Cuadro II”, canción donde se refiere a una obra de Warhol. Las versiones de El Cuadro I y III, contenidas en Senda ’91 y Rarezas respectivamente, resultan más poderosas y trepidantes.

 

::Eduardo Bayón::

::Mentes Inquietas::

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: