Tarde de merendola y videojuegos

15 12 2011

Este análisis está dedicado a todos aquellos que crecimos con los juegos de cartucho, los que crecimos jugando aventuras pixeladas, juegos de joystick almacenados en disquetes, los que descubrimos el mundo de los videojuegos en las recreativas y a los que sus padres les prohibieron jugar entre semana a los videojuegos porque sin saberse como ni porque nuestras notas bajaron estrepitosamente en el colegio (buufff… al menos ese fue mi caso), los que tenemos en casa los primeros números de “Hobby Consolas”, a los que siendo adultos compran por EBay los juegos y las consolas con las que jugaban de niño, yo por suerte sigo conservándolas, envueltas y en la caja original, con los juegos, los mandos y demás adaptadores (salvo algún periférico y algún juego que se termino traspapelando) en un estado más o menos aceptable, todo esto gracias a la dedicación de mi madre.

Creo que hoy ya nada nos sorprende como jugadores, nuevas generaciones de consolas, mejores gráficos, más capacidad, conexión a internet, sistemas de captación de movimiento, mil y un adaptadores para hacer la experiencia jugable más real… Simplemente ver lo presentado en el Gamefest de este año, en esos cuatro días hemos visto la buena salud de la que goza el mundo del ocio electrónico en estos días. Pero no nos engañemos, todo esto lleva con nosotros como quien dice dos veranos y parece que ya no nos acordamos de aquellos comienzos, yo me quiero remontar a aquellos años de “las maquinitas”, si, si, las videoconsolas de hoy que son auténticos monstruos del ocio electrónico en su día fueron conocidos como “las maquinitas”. Aquellos aparatos a los que jugábamos en los bares o salones de juego y que luego, poco a poco fueron entrando en nuestras casas con aquellos incomodísimos mandos (de una calidad cuanto menos dudosa) unidos a la consola por un diminuto cable que nos hacía estar metidos por la pantalla dejándonos los ojos con aquellos cuasi reflectantes colores chillones (creo que ya se el por qué de mis gafas), la opción de pausa no existía y de existir estaba integrada en la propia consola (luego ya se puso el botón en el mando), cuando no sé podían guardar las partidas en más de un juego y en otros nos ofrecían unos códigos a introducir en la pantalla de inicio, cuando el idioma era exclusivamente el inglés (¿Cuantas joyas habré dejado de disfrutar por no enterarme de nada?), cuando el audio de los juegos era aquella estridente música, pero que a nosotros nos sonaba tan pero que tan bien (no sé cómo no terminamos locos la mitad de nuestra generación con ese sonido), y que debió dar tantos y tantos dolores de cabeza a nuestros padres.

Fue en ese momento el que unas generaciones de adolescentes y preadolescentes descubrimos una nueva forma de diversión, que inicialmente fue en los salones recreativos. Nuestros padres nos daban “veinte duros” y aquellas cien pesetas (que hoy son sesenta céntimos de euro…) que nos tenían que durar una buena temporada. Recordando estas cosas uno no puede evitar reírse, y pensar para sus adentros “joder pero si no soy tan viejo”. Tal vez los últimos coletazos de estos salones de juegos viniera con el nacimiento de Play Station, esta consola acerco a millones de usuarios una nueva dimensión de ocio a un precio que con el paso del tiempo termino por ser asequible para la gran mayoría. Recuerdo que mis últimas visitas a los salones recreativos fueron para jugar al Virtua Fighter, V-Rally o al Virtua Tenis que posteriormente salieron en versión domestica para Sega DreamCast (el último vestigio de la Sega orinal) al margen de visitas ocasionales con amigos para hacer un poco el gamba después de un cine.

Estoy escribiendo estas letras porque hace unas semanas hicimos una fiesta en casa de Andrea Cabrero (andystardust) a la que se le ocurrió la fantástica (y puede que un tanto freak) idea de que cada cual subiera sus consolas viejas o juegos de la infancia para pasarnos la noche jugando con ellos, solo nos faltaron los Bollycao, los Phoskitos, el Tang, la bolsa de gominolas, el Blandiblu, los bocadillos de mantequilla con azúcar o los cromos para terminar de rememorar en condiciones nuestros años escolares. Lo que no faltaron fueron unos Pantera Rosa para después de cenar, y es que la bollería industrial fue una constante en nuestras meriendas.

Os puedo asegurar que disfrute (o sufrí) como un enano, las sensaciones eran encontradas, aquellos juegos mitificados de la infancia se habían convertido en algo extraño y un tanto desconcertante, muchos de los juegos tenían una esencia un tanto cutre, parecía algo como sacado de otro planeta o de una peli de ciencia ficción. Casi que como mayor ejemplo me quedo con el Out-Run, mi recuerdo de jugar en las maquinas, metido en la recreación de un  deportivo rojo que se movía, con sus marchas, sus pedales y su volante, para luego ver la versión de Game Gear (mejor no hablar de la ingente cantidad de pilas que consumía la consola menos portátil de todos los tiempos) me dejo realmente decepcionado.

Otro tema es hablar de clasicazos eternos como Street Fighter 2, Súper Mario Kart, Joe and Mac, Duck Tales, Alex Kid con su “piedra, papel o tijera”, Súper Mario 3 (un adelantado a su tiempo de Shigeru Miyamoto que aún hoy marca el ABC de los juegos de Nintendo) o el juego de disparos de caza de patos para Nes, “¿Os dais cuenta del tremendo avance que supuso en su momento un juego que respondía al gatillo de nuestra pistola?, creo que no lo llegaron a explotar todo lo que podían haberlo explotado”.

Todos estos juegos aún hoy nos muestran una calidad descomunal para los años en los que vieron la luz, pero otros juegos que no salieron tan bien parados de esa noche de juegos, como fue el caso de Mortal Kombat, con un manejo nefasto, claramente salió perdiendo en la comparación con un Street Fighter 2 al que acabábamos de jugar o Double Dragon, que si bien es cierto que hoy  no llega siquiera al muy deficiente puso la primera piedra para un género (el Beat´Up) que luego nos dio tantos y tantos juegos de gran calidad. Los juegos deportivos de la época, como Kikoff o Bulls Vs Lakers o el mencionado Out-Run, fueron sin duda los peor parados de la noche, ahí fue donde vi más claro que la evolución de los juegos en las últimas décadas no tiene parangón.

Seguramente cuando seamos más viejos y recordemos cómo pasábamos nuestros ratos de ocio ahora por el año 2011-2012 nos reiremos de lo que hoy nos parece insuperable, esos juegos que hoy ponen el techo de sus respectivos soportes, esos NBA 2k, esos Gears of War, o esos Uncharted 3. Porque no nos engañemos, al igual que en su día lo flipamos con Atari y hoy nos avergüenza ver sus juegos, nos pasará lo mismo con lo que hoy nos deja con la boca abierta… O al menos eso espero, eso supondría hablar muy bien del trabajo de las distintas casas, ¿Qué será lo próximo?, ¿visteis la películas “El cortador de césped” o “Desafío Total”?, esos cascos o implantes de realidad virtual con los que podemos vivir la autentica experiencia dentro del videojuego, bueno, creo que ya estoy empezando a divagar demasiado, pero sí que quiero que con este post os acordéis de aquellos juegos de vuestra infancia.

Un juego al que no se jugó esa noche (pero se jugara en las siguientes) fue el Capitán Silver para Master Sistem, uno de esos juegos que recuerdo con gran cariño

¿Cuáles son los juegos que recordáis con más cariño de vuestra niñez? Nos gustaría saberlo!!!

Bien, espero que hayáis disfrutado leyendo este post, yo os aseguro que lo hice redactándolo y jugando aquella noche a las grandes consolas de nuestra infancia… Un abrazo consoleros!!!

 

:::Francisco Viejo:::

:::Mentes Inquietas:::


Acciones

Information

2 responses

31 12 2011
Viejo

Terminamos un 2011 que ha sido realmente muy complicado.
Esperemos que este año que tenemos por delante sea la confirmación de todos los proyectos que tenemos en mente, que no son pocos… No podemos desfayecer!!!
Mis mejores deseos para este 2012

31 12 2011
Viejo

Vaya bofetada que le acabo de meter al diccionario… Nunca desfaLLeceremos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: